20 sept. 2013

AVISO E INVITACION

Hola. El blog está animación suspendida (volverá a la actividad en breve) pero entre tanto invito a leer un nuevo cuento en otro blog:

http://quenotefalle.wordpress.com/2013/09/20/como-te-despertaste-hoy/

"Que no te falle (el verosimil)" es un blog colectivo que hacemos con escritores e ilustradores. El cuento está ilustrado por María Sanzol y es parte de nuestra primera serie, sobre el tema "Los Sueños". Trata sobre una fiesta de cumpleaños sorpresa y un regalo medio extraño, tal vez con algo de macumba...

Gracias! El blog vuelve a despertar a mediados de Octubre, avisos serán enviados. Saludos.

12 jul. 2013

Viaje a Nebraska III - parte 1

No recordaba que el agua de la casa tenía un olor terroso, más en la ducha. El agua es una cosa ubicua, setenta por ciento del cuerpo humano y de la superficie terrestre, en valores aproximados. Al viajar estas variaciones aparecen y recuerdan que la normalidad es un fenómeno local. La casa producía su propia agua porque no estaba incorporada a la ciudad y no tenía conexión de agua o cloaca. Los padres de Jessica la habían comprado en 1984, cuando Jessi tenía seis años, con un pozo de agua y un "campo" séptico en el jardín trasero. La normativa de Naperville tenía mayores restricciones que la estatal, permitía una altura para antenas de 60 metros y Bob tenía una antena de 100 metros para su radio de onda corta.

11 jul. 2013

Viaje a Nebraska II - parte 2

En la casa leí y escribí correos comiendo yogur con frambuesas blancas y arándanos frescos. Los ejercicios del doctor Paul habían llegado, también la póliza de seguro para nuestro departamento en Buenos Aires. Unos días antes de viajar habíamos mudado nuestras cajas. Luego encontramos la puerta forzada, sin éxito. La madera en la cerradura estaba quebrada pero la cerradura nueva había aguantado. En ocho meses de refacción las llaves del edificio, de la puerta de calle, habían pasado por demasiadas manos. Agregamos un cerrojo grueso y mi padre ofreció sacar un seguro con su agente. Leí la póliza picando almendras bañadas en chocolate, mini pretzels, castañas de cajú y nueces. La mesada tenía envases y envases de plástico con alimentos que entraban en un puño. Escuché la puerta, Ann y Bob volvían de alquilar el vehículo para el viaje y Ann estaba volviendo a salir. ¿Iba a buscar a Jessica? Y a la biblioteca y las "sidewalk sales", me convenía ir. Había un libro que quería, lo había visto en el aeropuerto pero Jessica había saltado y dicho, "¡compralo en Anderson's!" La librería estaba ahí con los negocios de ropa, dijo Ann, podía pasar a comprar el libro. Le pedí un momento para cambiarme.

Viaje a Nebraska II - parte 1

Me despegué de la cama, como el molusco de una almeja, entumecido pero sin problemas de motricidad, sin compresión encefálica. Solo Ann estaba en la casa, de pie en su nicho de trabajo. La madre de Jessica, como mi madre y ahora yo, tiene problemas cervicales, y su computadora y teléfono están en una mesada bajo la escalera, para que trabaje de pie. Le pregunté si Jessica había llegado a tomar el tren. Sí, Jessica había alcanzado al tren, y ambas ella y su madre (quien me hablaba) creían que tenía que verme un médico. Ya me habían sacado turno para las cinco con un fisioterapeuta "altamente recomendado". Pregunté el costo y Ann, volviendo a su computadora, dijo que no me preocupe.

10 jul. 2013

Viaje a Nebraska I

En las diez horas de vuelo de Buenos Aires a Newark dormí un poco, fui al baño tres veces y vi dos películas. En el respaldo de los asientos había pantallitas tactiles con una selección de 1131 películas, series de TV y videojuegos. Vi "El Mago de Oz", la película de 1939 con Judy Garland, y "A Good Day to Die Hard", la última en la serie de Bruce Willis, que salió en febrero de este año, 2013. "El Mago de OZ" no es una serie de preámbulos y transiciones para demagogia musical, es una historia genuina con buenas canciones. A la media hora de "Duro de Matar" me dejé adormecer por la indiferencia y las explosiones.

5 jul. 2013

Domingo en Venecia.

Golpeó la puerta, tres golpes huecos a la madera, y la puerta contestó, la puta madre carajo, quién mierda es. Cuando uno de tantos en la calle le dedicaba esas imágenes Rivas no se inmutaba. Sacaba la frente por la ventanilla y sin énfasis le preguntaba, querés que nos bajemos. Había mucha motito así, unos cobardes que te dejaban el regalito verbal y se iban pitando. Rivas decía, para qué enojarse, son animalitos. Después le quemaba la oreja al pasajero por unas cuadras.